INVESTIGACIÓN 

Esta investigación parte de una reflexión inicial: dentro de una ciudad existen otras muchas ciudades, tantas como usuarios -ordinarios o esporádicos- tenga ese mismo núcleo urbano. Todos los ciudadanos comparten un mismo escenario, sin embargo, la narración que derivará de cada una de sus experiencias será inevitablemente distinta, dependiendo de factores tan determinantes como la edad, el género, la procedencia, la condición física o la orientación sexual.

Tomando como modelo de estudio la ciudad de Cuenca, y como perspectiva inicial la propia subjetividad, se observó que la experiencia cotidiana se veía limitada, tanto en el tiempo como en el espacio, por el miedo a sufrir algún tipo de agresión. Desafortunadamente no es una visión particular, ya que en el relato universal sobre la ciudad se obvia que los límites espacio-temporales de las mujeres son distintos, pues existen ciertos lugares o franjas horarias que no son tácitamente rebasados por la amenaza implícita que supone transgredirlos.

 

De esta manera, se hace de vital importancia representar la experiencia urbana femenina, incidiendo sobre todo en aquellas formas de violencia latente, es decir, las que son incuantificables o imperceptibles, pues limitan gravemente la experiencia de la mujeres en la ciudad; una experiencia que, con sus delimitaciones y con sus territorios de incertidumbre, constituye por sí misma, una ciudad dentro de otra ciudad.

Investigadora: Lorena de la Cruz Mena.

Directora: Ana Martínez-Collado Martínez.

investigacion.jpg